Input your search keywords and press Enter.

Biden recauda un 60% más para su campaña que el presidente

Si el dinero fuese el único factor que definiese las elecciones, Joe Biden abriría su abultada billetera y haría un “takeover” hostil de la Casa Blanca. El candidato demócrata recaudó un récord de 1.381 millones de dólares, la mayor cifra en una campaña presidencial en los Estados Unidos, mientras que Donald Trump atrajo “apenas” 858 millones. Los dólares fluyen a sus bolsillos a través de mega donantes y pequeños aportantes, que contribuyen a sus comandos de campaña, a Comités de Acción Política (PACs) y a los Súper PACs.

Si bien Trump comenzó a recaudar para su reelección desde que asumió la presidencia en enero de 2017, Biden logró superarlo en los últimos dos meses, registrando un vertiginoso ascenso desde la designación de su candidata a vicepresidenta, Kamala Harris. El republicano, en tanto, tuvo dos picos de afluencia de dinero: en su cumpleaños, el 14 de junio, y el 4 de julio, en los festejos de la Independencia. El saldo bancario preocupa a sus asesores: Trump contó en octubre con 63 millones en su homebanking, mientras que su rival dispuso casi del triple.

Según datos de la Comisión Federal Electoral y del sitio Open Secrets, Biden cuenta con el respaldo de las tecnológicas de Sillicon Valley, con Alphabet Inc, la dueña de Google, a la cabeza; compañías financieras,como Bain Capital; y abogados y lobbistas. En tanto, Trump fue financiado por dueños de casinos, como Sheldon Adelson, su mayor contribuyente, que aportó 75 millones de dólares; financieras; el sector inmobiliario y empresas de salud.

Las presidenciales de 2016 indicaron que el dinero no es todo –la ventaja financiera de Hillary Clinton no implicó más delegados en el Colegio Electoral–, “pero cómo ayuda”. Millones de dólares financian anuncios televisivos y digitales, contratan encuestadoras, y pagan análisis de datos y métricas en la web. El dinero, también, es imprescindible para contratar legiones de asesores, especialistas en comunicación política y abogados, que serán cruciales si el escrutinio se judicializa y la batalla de las urnas se traslada a los tribunales.

El dato más llamativo no es que los demócratas recaudan más que los republicanos, como sucedió en las últimas tres elecciones presidenciales, sino que un retador supera a un inquilino de la Casa Blanca. George W. Bush en 2004 y Barack Obama en 2012 –los últimos presidentes en buscar la reelección– consiguieron más donaciones que sus rivales.

Mark Hanna, jefe de la campaña que llevó en 1896 a William McKinley a la Casa Blanca, resumió con exactitud la influencia de una billetera abultada en las elecciones presidenciales. Lo dijo claro, sin ambages, como para que Trump y Biden tomasen nota. “Hay dos cosas que son importantes en política. La primera es el dinero y no me puedo acordar cuál es la segunda”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *