Input your search keywords and press Enter.

Cruzeiro, el histórico de Brasil que corre riesgo de caer a la tercera división

En la Serie B, donde Chapecoense acaba de conseguir su boleto de regreso al Brasileirao, un grande del fútbol brasileño observa todo desde la parte baja de la tabla. Cruzeiro, el equipo que en 2019 perdió los octavos de final de la Copa Libertadores contra River, está en caída libre y este miércoles perdió con el peor equipo del torneo, lo que sentenció sus aspiraciones de dejar la segunda división brasileña y alimentó las chances de caer a la tercera.

Al cabo de 34 partidos, el club de Belo Horizonte ganó 13, empató 11 y perdió 10, el último en la noche del miércoles, cuando Oeste lo superó 1-0, rompiendo con los pronósticos más esperanzadores de que ese duelo sería el trampolín para que Cruzeiro saliera de la zona baja para pelear por alguno de los dos ascensos restantes.

A cuatro fechas del final, el histórico del fútbol de Brasil marcha 13° con 44 puntos. En un torneo muy equilibrado y peleado, ocho puntos lo separan del último equipo que por ahora ascendería -CSA- y también de los que intentan zafar de los cuatro descensos, Paraná y Figueirense, ambos con 36. En tanto, Botafogo tiene 33 y Oeste completa ese grupo con 26.

Cruzeiro arrancó la temporada con el único objetivo de ascender a la Serie A, la que abandonó el 8 de diciembre de 2019 por primera vez en su historia, consumando un segundo semestre desastroso en el que se unieron una grave crisis financiera y un mal rendimiento de un equipo lleno de figuras.

Sin embargo, 2021 no parece ser mejor que 2020, ni siquiera por el empuje desde el banco de un campeón del mundo como Luiz Felipe Scolari, quien se hizo cargo del equipo en octubre y podría dejarlo antes de un posible (aunque por ahora remoto) descenso. Según la web brasileña Globoesporte, el club le debería dos meses de sueldo, lo que podría terminar anticipadamente con el vínculo que se extiende hasta finales de 2022.

La Policía se lleva detenido a un hincha de Cruzeiro en medio de los incidentes por el descenso del equipo a la Serie B. (Foto: AFP)

La Policía se lleva detenido a un hincha de Cruzeiro en medio de los incidentes por el descenso del equipo a la Serie B. (Foto: AFP)

La crisis económica del Cruzeiro no solo afecta a Felipao, que volvió 20 años después de su anterior etapa, que arrancó en la temporada 2000-01 y en la que ganó 40 de 75 partidos. Si el ganador del Mundial 2002 con la selección brasileña no percibe sus salarios, no es de extrañar que sus jugadores lleven dos meses y medio sin cobrar.

Esa situación, justamente, provocó que los futbolistas no se concentraran para el duelo contra Oeste. La decisión se tomó tras el entrenamiento del martes, después de una charla de algunos jugadores con Scolari. La junta directiva, lejos de reclamarles, sacó un comunicado en el que entendió la determinación.

“El club confirma que hubo un reclamo por parte de los deportistas, y que la directiva y el departamento de fútbol, ​​entendiendo el momento y la legitimidad del reclamo, cumplieron con la solicitud”, explicaron.

Según el sitio Uol, el plantel aún no han recibido la mitad de los sueldos de octubre, noviembre y diciembre, además del aguinaldo. Además, los empleados administrativos y los integrantes del fútbol femenino e inferiores atraviesan la misma situación.

“Los jugadores que están aquí son héroes, porque están pasando muchas cosas. Es muy difícil, muy difícil en verdad. La gente todavía no sabe el 10% de lo que está pasando”, explicó Rafael Sobis, el futbolista más destacado en la caída con Oeste. Scolari, en diálogo con la prensa, también los apoyó, al decir que es “una forma de que los jugadores hablen con la dirigencia”.

En cambio, el técnico de 72 años se mostró evasivo cuando las preguntas apuntaron a su continuidad. “Les digo que no tengo nada que decir. Cuando entreno, mis jugadores se dedican al trabajo. El resto, no tengo nada de qué involucrarme, porque son áreas que no son técnicas”, explicó.

Antes de que esta situación explotara y provocara que el plantel no se concentrara, Jadsom Silva, que disputó 27 partidos en esta Serie B, resolvió no entrenarse con el grupo desde el lunes, luego de solicitar la rescisión indirecta del contrato por las deudas en el Juzgado del Trabajo.

Con 15 puntos en disputa, Cruzeiro parece condenado a seguir en la Serie B, aunque deberá cuidarse para no perder puntos valiosos que lo hagan luchar por no descender. En la siguiente ronda, volverá a salir de Belo Horizonte para medirse en Rio Grande do Sul el sábado con Juventude, un equipo que está muy cerca del ascenso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *